Los camino de la poesía son inescrutables. Por ejemplo, dice Rocío Wittib que estos poemas forman parte de un poemario que no tiene aún editor. Y eso causa sorpresa y cierto pasmo. A falta de que algún editor entre en razón, en penúltiMa estamos muy orgullosos de compartirlos. Pues eso.

escribo para regresar a mí
no sé de dónde partí
pero vuelvo de muy lejos

 

 

tal vez escriba
durante muchos años
muchos versos
que intenten decir esto
que siempre queda en el intento
y será en vano hasta el final lo sé
busco en el lenguaje lo que no existe
ninguna palabra puede ser una verdad

 

 

a menudo es tarde
no se puede explicar por qué
es tarde para decir algo cierto
tarde para callar o pronunciar
nuestro propio nombre
sin culpa ni nostalgia

es tarde aún cuando amanecemos pronto
y la oscuridad de la noche permanece sobre todas las cosas
y te miro desde la cama mientras se hace el café
pensando que quizá este presente ahora
también es demasiado tarde
pero es todo lo que nos queda
esto o volvernos la espalda
y vivir en dirección contraria a la vida

es tarde siempre
eso sencillamente quiere decir
que el tiempo ha pasado
que otra vez es invierno
y la melodía azul del frío muerde los ojos
pero para el dolor también es tarde
no importa cuánto duela o haga llorar
el tiempo solo existe para soportar

para todo lo demás es tarde
incluso para estar aquí sin embargo y todavía
demasiado tarde para esperar

pero tal vez solo tal vez
muy temprano para resignarse

 

 

lo que no existe
lo que nunca ha sido
lo que no será
sin embargo perdura

 

 

esto que no vimos llegar
esto de lo que no saldremos ilesos
esto que arde y que un día también será cenizas
esto salvaje y dulce —¿sientes como ruge y te acaricia a la vez?
esto que aprendimos a querer y sin embargo duele
esto que nos hace cómplices y culpables y víctimas
esto que torpemente consuela el vacío la soledad la vida
esto que no descansa que nos acorrala que nos mira con recelo
esto que es una guerra en la que estamos condenados a rendirnos
esto la herida que besa el puñal

 

 

el mar huye en dirección contraria a lo que escribo
a lo lejos una orilla en la que nadie me espera
aquí mismo la eternidad de una palabra
que no cabe en lo fugaz de una vida
quiero decir mil veces todavía estamos a tiempo
como si el mundo tuviera orden comienzo final
como si existir no fuera irremediable y nos bastara

 

Rocío Wittib (Buenos Aires,1989). Ha publicado poemas en varias revistas virtuales y en papel, como Círculo de Poesía (México) y Cuadernos Hispanoamericanos (España). Publicó el libro Poemas para perseguir sin prisa el silencio (2016), en la editorial portuguesa Temas Originais. Sus poemas han sido traducidos al italiano, rumano y portugués. También es aficionada a la fotografía, publica sus trabajos en redes sociales y en captura.org. Actualmente vive en Pamplona y trabaja en su nuevo poemario, del que formaran parte estos poemas.

Polisílabos es un espacio dedicado a compartir la mejor poesía que se está escribiendo hoy en castellano y, siempre que sea posible, inédita.
La imagen que ilustra los poemas es de la propia Wittib, puede verse una muestra de su modo de mirar la realidad a través de la mecánica de la cámara en https://rociofotografia.tumblr.com