Dicen que una imagen vale más que mil palabras.

Puede ser, por estos pagos siempre hemos sido muy aficionados a citar a Umbral cuando escuchamos esto: Sobre todo si la imagen es de Baudelaire. Esta cita la usaba Ramón Masats para abrir la retrospectiva que le hicieron en Madrid cuando obtuvo el Premio Nacional de Fotografía.

Por otro lado siempre hemos estado muy convencidos de que hay que buscar nuevas vías de comunicación para hacer crítica, para repensar la realidad desde la literatura, y eso incluye realidades nuevas y medio novedosos como Instagram. Cuando hace unos meses releíamos en la revista a Barthes, en concreto Le chambre claire (La cámara lúcida), teníamos la certeza de que el crítico galo no hablaba de la fotografía en general, sino de Instagram en particular. Y eso que el libro lo escribió más de treinta años antes de que inventaran la red social que más ha alentado el exhiVICIOnismo y el narcisismo del mundo de hoy.

Pero a nosotros no nos parece que el medio sea, per se, ni superficial ni banal. En nuestros celulares nos quedamos prendados con algunas imágenes, que se nos meten en la cabeza. Y nos interesa especialmente la capacidad de Instagram para releer y darle un nuevo aire al emblema en su fusión de texto e imagen.

Así que vamos a trasladar allí lo que hemos bautizado como «instantáneas críticas», que dan fe de los libros que nos llegan a la revista y que, acaso, no motiven un texto más extenso o un artículo. No tendrán una periodicidad establecida, pero desde luego sí que darán fe de muchas de esas propuestas que están buscando encontrar lectores.

No es un sustituto de la revista, sino un complemento. Y como tal nos gustaría que fuera contemplado. Quedan invitados a acercarse a nuestro hermano pequeño: https://www.instagram.com/revistapenultima/