Pertenecientes al proyecto Observante, que consiste en una residencia de nueve meses en la Casa estudio de Luis Barragán en Ciudad de México, durante los cuales la poeta tiene libertad total para deambular y trabajar en todos los espacios de la casa. Primera muestra de esta obra en marcha, es para penúltiMa un profundo orgullo poder compartir estos poemas.

 

I.

Incendia la caída de las hojas las palmas de la mano. Sol sobre sol a costado de cuerpos. A la lejanía las voces del recuento, la tiranía de lo resplandeciente. Cierto tufo de manantiales y tierra entre pulgar e índice. Mandarinas y hojas de parra colocadas en la mente del observante sobre un cuadrado infinito ya dibujado antes por Beckett. Pasos. El silencio es sólo un continuum de murmullos desdibujados por el golpe de pelota en el muro. La madera o las palmas. O la instintiva forma de mantener orden y luz bajo mirada.

 

II.

Sobre la espalda lengüetazos. Asidero que es silla, deslumbrante silla, de cuerpos vacía. Calor solar a tajo, a centímetro cuadrado entre nuca y nalgas. Bajo el discurso del paso del tiempo, la euforia de los años jóvenes. Repetición de los usos y costumbres. Repetición de los pasos, madera que cede, cruje y arrebola entre pies que no distinguen entre líquido y soleado. Repetición del encuadre: mirar entre resquicios lo pasajero.

 

III.

Bloques. Volumen de la materia. Escritura de madera, luz y encierro. A pies, la piedra, santiguada por esbozos; incierto reflejo. Bordes. Troquel y ralladura férrica. Agua que lo recomienza todo, entromete su furor de aliento épico. Trazos. Desliza la lluvia formas y cantos sobre el ventanal. Hablan las luces, detienen su espectro en el bajo espacio. Sin relieves, en la perfección de lo emulado, la esfera habla.

 

IV.

Contención líquida. Arbustos sostienen apenas el breve susurro de los habitantes, en la copa del manzano el piar de un finche levanta tormentas. El ulular de la ambulancia mancha el trazo del aire. Rosas púrpuras sostenidas por mano izquierda. Desciende la caricia por el contorno de la pantorrilla. Tensa musculatura. Haces violetas sobre brocados. Haces turquís, pardos, detienen en el vaso la definición, la palabra. Nomenclatura de un cuerpo sobre agua.

 

V.

Lo hecho en lo que está. El cortinaje oscurecido. Lo que arrebola y sostiene. Lo que vierte. La sombra epifánica del níspero. La hormiga que mantiene tramo, peso, ritmo. Lo que musita entre formas. El tiempo que habla entre nudos. El silencio del barro, sus reflejos que todo lo comprenden. La rama caída. La tutela del fresno en la conversación marital. El descenso del agua, su sonsonete oliva. La vieja habitación de invitados donde se pronunciaron los dimes y diretes. Lo que hay en la forma que fue. Lo que está.

 

Rocío Cerón es poeta, ensayista y editora. Ha publicado Borealis (FCE, 2016), La rebelión. (UANL, 2016), Anatomía del nudo. Obra reunida (2002-2015) (Conaculta, 2015), Nudo vortex (Literal, 2015) y Diorama (Amargord, España, 2013), entre otros. En 2015 recibió el Best Translated Book Award por su libro Diorama, en traducción de Anna Rosenwong. Obra suya ha sido traducida a más de siete idiomas. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Su obra puede leerse/verse/escucharse en rocioceron.com

Polisílabos es un espacio dedicado a compartir la mejor poesía que se está escribiendo hoy en castellano y, siempre que sea posible, inédita.